Volver a

Aprendé cómo ponerlos sin tanto misterio.

Los tampones son tan cómodos y seguros como las toallas, no se sienten, no se ven, no duelen, ni quitan la virginidad. Así que es hora de que prestes mucha atención, lo primero que debés hacer es conocerte mejor y para eso podés utilizar un espejo, ¡así vas a poder identificar todas las partes de tu zona íntima!

Sabemos que existen muchas preguntas pero empecemos por esta ¿y cómo es un tampón digital? Al contrario de lo que se piensa es muy fácil ¡Ya vas a ver! Se le llama tampón digital porque tenés que introducirlo con la yema del dedo empujándolo hasta que ingrese en la vagina.

La primera vez que lo uses, procurá que sea un día en el que tengas mucho flujo, así te resulta más fácil y cómodo insertarlo. ¡Relajate que no duele! Podés empezar a usarlos desde tu primer periodo, ¡es muy fácil! Solo necesitás un poquito de práctica, después los vas a amar.

¡Ahora sí! ¿Cómo se pone un tampón? Seguí estos pasos: 

  1. Lavate muy bien las manos antes de empezar para que no ingrese ningún tipo de germen a la vagina.

  2. Sacá el tampón de la envoltura.

  3. ¡Muy importante! Revisá que el cordón esté por fuera del tubito, ya que es con ese hilo que podrás sacar el tampón después de haberlo usado por el tiempo adecuado (entre 4 y 6 horas, no más).

  4. Ponete en una posición cómoda, puede ser sentada o de pié… Una buena técnica es poner una pierna sobre el inodoro o la bañera. Si te da dificultad encontrar dónde introducirlo,  ubicá el orificio usando un espejo. 

  5. Cuando encuentres la posición perfecta para vos... Sujetá el tampón con tus dedos, separá los pliegues alrededor de la vagina con la otra mano y ubica la punta redonda para luego poder empujar.

  6. Con un dedo, deslizá el tampón desde su base, inclinándolo ligeramente, hasta que quede dentro de la vagina por completo a excepción del cordón o hilo.

  7. El hilo podés guardarlo entre los pliegues vaginales para que no te incomode ni se vea por fuera de la ropa interior

  8. ¡Listoooo! Ya quedó. No deberías de sentir ninguna incomodidad

Si sentís el tampón o estás incómoda con él, tal vez es porque lo pusiste mal, para esto deberás volver a empezar e intentarlo de nuevo, ¡hasta que te sientas cómoda y segura! Es probable que haya quedado una parte por fuera por ejemplo y por eso te estés sintiendo incómoda, también recordá elegir el tampón según tu cantidad de flujo: si nunca usaste uno podés comenzar probando con uno mini para aprender a colocarlo pero si tu flujo es poco y estás usando un tampón súper, la incomodidad puede ser producto de esto.

Al principio, puede que no sea tan sencillo, ¡pero no te preocupes! la práctica hace al maestro, después vas a ser una experta en el tema.

Si seguís teniendo muchas preguntas sin resolver, acá podés encontrar las respuestas que necesitás, también podés escribir tus dudas a la Ginecóloga en nuestros Consultorios. Tené en cuenta que existen diferentes tipos de tampones, y el que uses depende totalmente de tu cuerpo y lo que sea más simple y sencillo para vos.

¡Estás lista para usarlos! Sabemos que vos podés con esto así que deja que Nosotras te acompañemos en tus días, para que te sientas más cómoda y segura.

Dejanos tus comentarios