Volver a

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son comunes y, en su mayoría, tratables. El mayor riesgo en este tema es la desinformación, porque sigue siendo tabú y no sabemos cómo hablar de ellas en nuestros espacios seguros de aprendizaje como el hogar y la escuela.

Por eso, en Nosotras queremos que aprendas los 10 mitos más comunes de las ETS para que estés bien informada y sepas qué debes hacer para prevenirlas y cuidarte a ti y a las personas que te rodean.

¿Qué es una ETS?

Empecemos por lo primero: ¿Qué es una enfermedad de transmisión sexual? Es una infección que se contrae tras el contacto íntimo con una persona que la padezca. Hay más de 20 tipos de estas enfermedades y todas representan riesgos y tratamientos diferentes, porque hay algunas que son generadas por bacterias u hongos, mientras que otras son causadas por virus.

En el artículo Conoce los tipos de las enfermedades de transmisión sexual de nuestra ginecóloga puedes ampliar mucho más esta información. Además, también te recomendamos el artículo El virus del papiloma humano, la infección de transmisión sexual más frecuente del Dr. Juan Serini para que aprendas sobre esta enfermedad en específico, que es la más común entre las mujeres.

Importancia de conocer sobre las enfermedades de transmisión sexual

La salud sexual y reproductiva es tan importante como cuidar cualquier otra de las partes de nuestro cuerpo y de los ámbitos de nuestra vida, porque nos garantiza bienestar físico y emocional. Además, una parte especial de estas enfermedades es que son altamente contagiosas, por lo que no solamente debes cuidarte para protegerte tú, sino que también es un tema de responsabilidad con los otros y con la salud pública.

No creas todo lo que aparece en las redes sobre las ETS

Como dijimos al principio, hay mucha desinformación sobre este tema, principalmente porque todavía se considera tabú en nuestra sociedad. Por eso, queremos que te conviertas en una vocera responsable de los cuidados que debemos tener cuando ejercemos nuestra vida sexual. 

Es importante que entendamos que las enfermedades de transmisión sexual existen, que nos podemos cuidar y nos podemos proteger, pero también está latente el riesgo de contagio siempre. No podemos permitir que este tema se vuelva una excusa para segregar a los que las padecen, cuando la verdadera meta es educarlos, acompañarlos y cuidarlos.

Mitos y realidades sobre las ETS 

Te queremos contar 10 mitos de las ETS que son muy comunes para que los desmintamos juntas:

  1. Las ETS no tienen cura: Se considera que la mitad de las ETS son curables, pero todas son tratables. Es decir, una consulta a tiempo puede hacer que incluso las enfermedades que no se pueden curar, se puedan controlar con medicamentos y tratamientos para poder llevar una vida normal.

  2. El sexo oral o anal impide el contagio de las ETS: Es un hecho que las relaciones vaginales sí incrementan el riesgo de contagio, pero cualquier contacto íntimo tiene algún porcentaje de riesgo.

  3. El VIH es lo mismo que el SIDA: El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana y puede vivir dentro de una persona por décadas sin ser detectado y sin generar ninguna enfermedad, mientras que el SIDA es el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida, es decir, es la enfermedad causada por el virus. Esto significa que una persona con VIH puede estar o no enferma.

  4. Las pastillas anticonceptivas previenen las ETS: Las pastillas anticonceptivas funcionan muy bien para prevenir un embarazo porque están cargadas de hormonas. Por eso mismo, no tienen ninguna relación con la prevención de contagio de las ETS.

  5. Usar doble condón aumenta la protección: Esto no es solamente falso, sino que es peligroso. Usar doble preservativo aumenta la posibilidad de que se rompan por la fricción entre ellos y haya una filtración del semen, lo que puede causar un embarazo o una ETS.

  6. Las únicas personas que deben preocuparse son las que tienen múltiples parejas sexuales: No, todas las personas que tengan una vida sexual activa están en riesgo de contraer una ETS sin importar el número de parejas o la frecuencia de las relaciones íntimas.

  7. Las ETS son exclusivas de las personas homosexuales: No hay ningún estudio científico actual que compruebe que hay mayor o menor número de personas contagiadas de una ETS según su preferencia sexual. Este mito se originó en los años setenta y ochenta, cuando se creía que el SIDA solamente les daba a los hombres homosexuales, pero no es cierto.

  8. ¿Si ya tuve una ETS, no puedo contraerla de nuevo?: Hay ETS que no se curan, por lo que no puedes contraerlas más de una vez. Pero todas las que sí se pueden curar, como la gonorrea y la clamidia, sí pueden darte más de una vez.

  9. La apariencia de los genitales muestra si hay una ETS: No todas las ETS se reflejan de manera inmediata en los genitales del portador, por lo que una apariencia sana no es sinónimo de ausencia de una ETS.

  10. Si mi pareja se hizo exámenes, yo no debo hacerlo: Cuidar nuestro cuerpo es responsabilidad solamente nuestra. No importa que tu pareja se haya realizado exámenes, tú también debes hacerlo como una acto de amor propio.

Si tienes dudas sobre las ETS consulta con tu ginecóloga

Todas las preguntas que resulten con este tema, puedes realizárselas a nuestra ginecóloga Nosotras  o puedes pedir una cita con tu médica de confianza para que ella te ayude a estar más segura de tus decisiones.

Dejanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Argentina